Te lo juro por última vez

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Es el comentario del esposo, no digo su nombre por respeto, el esposo que hace su promesa después de una y otra vez, habiendo fallado tantas como veces se puso de rodillas para decir “Te lo juro por última vez, mi amor”.

            Si tú te acostumbras a andar por la vida prometiendo, sin sentarte tranquilamente para ponderar qué medios vas a poner o cuál será tu plan verdaderamente serio, para poder cumplir con lo que prometes, terminarás diciendo como aparece en los negocios populares “hoy no se fía, mañana sí”. No puedes andar en esta vida como águila libre, sin compromiso alguno. Donde están tus derechos, también están tus deberes.

            Ya te acordarás de aquella frase: “El respeto al derecho ajeno, es la conservación de los dientes”. Bueno, así lo dijo un joven lleno de picardía. Pero en realidad: el respeto a los derechos de los demás, no sólo es la vida llena de paz, sino sobre todo, yo experimento que nos llenamos de paz profunda, esa que termina por ser nuestra felicidad, cuando respetamos los derechos de cada uno, y en especial, de los que conviven con nosotros, esposa, hijos, vecinos, parientes todos.

            Así que cuando tu esposa te reclame algo que no has sabido hacer, no le digas “te lo juro por última vez”. No es necesario llegar a tales extremos y menos  jurar, porque cuando tú te tomas en serio, todo lo que haces y prometes te lo toman en cuenta como lo que eres: Persona de palabra. No dejes de ser el rey, y sigue siéndolo, a base de que tu palabra sea la ley, porque siempre cumples lo que dices.

            Y si tu  palabra es la ley, porque al fin siempre cumples y vives lo que tienes que vivir, te aseguro que no sólo seguirás siendo el rey: sobre todo tendrás lo que todos andamos buscando sin descanso: serás feliz sin llegar a decir: “Te lo juro por última vez”.

Agarra la Oooooooonda. Tu amigo de siempre, P. Salvador Gómez, L.C.

Share.

About Author

Comments are closed.